• Inicio / Noticias / “¡Pilas con el futuro!”: hablemos sobre las posibles soluciones a la corrupción
  • “¡Pilas con el futuro!”: hablemos sobre las posibles soluciones a la corrupción

    • hablemos sobre las posibles soluciones a la corrupción
      hablemos sobre las posibles soluciones a la corrupción
19/11/2021

El conversatorio interuniversitario estuvo enfocado en reflexionar y discutir sobre la democracia participativa, e incentivar el intercambio de saberes para promover la construcción de ciudadanía y lograr la toma de decisiones reflexivas sobre la corrupción en el país.

El evento contó con la participación de Silvia Restrepo, vicerrectora de Investigación y Creación y Vicerrectora Académica (e) de la Universidad de los Andes; María Margarita Zuleta, directora Escuela de Gobierno de Los Andes; Angélica Lozano, senadora de la República; Ana Fernanda Maiguashca, presidenta del Consejo Privado de Competitividad; y Víctor Saavedra, investigador asociado de Fedesarrollo. Así mismo, como moderadora, participó Juny Montoya Vargas, directora del Centro de Ética Aplicada de la Universidad de los Andes. La discusión hace parte del proyecto interuniversitario ¡Pilas con el futuro! en el cual la Universidad de los Andes se comprometió a realizar reflexiones sobre las posibles soluciones al fenómeno de la corrupción.

Durante este espacio se realizó la presentación del concepto de corrupción, la falta de conocimiento que tiene la ciudadanía sobre este, y los retos que enfrenta el país ante este hecho que afecta a las instituciones y la sociedad en general.

Víctor Saavedra presentó los hallazgos de la investigación “¿Qué es la corrupción?”, realizada por Fedesarrollo. De acuerdo con Saavedra, hay tres impulsores principales de la corrupción: las redes clientelares entre el sector público y privado, la existencia de grandes intereses económicos y la injerencia de grupos ilícitos. Esto, sumado a los vacíos institucionales, ha permitido que la corrupción se manifieste en (i) el sistema electoral, donde se capturan intereses particulares; (ii) la utilización del Estado para crear beneficios y rentas privadas; y (iii) en el sistema de justicia y control, donde se propicia la impunidad.

Por su parte, Ana Fernanda Maiguashca y Angélica Lozano aseguraron que, a pesar de realizarse las investigaciones sobre el concepto de corrupción, estas no están siendo atendidas por la ciudadanía. En su percepción, la gran mayoría de la sociedad considera, erróneamente, que la corrupción es un problema del sector público y la ética pública, mientras que para ellas es un problema de la ética en general. Por ello, hasta que no se logre educar a la ciudadanía frente al concepto, las soluciones están enfocadas solo en una parte del problema y, por tanto, no serán adecuadas para solucionar el problema medular de la corrupción.

Paca Zuleta, directora de la Escuela de Gobierno, manifestó su preocupación sobre tres aspectos esenciales. El primero, la falta de confianza de los ciudadanos frente a las instituciones, como de la sociedad en general. Por ejemplo, muchos colombianos tienen la percepción de que Colombia es el país más corrupto del mundo, ignorando que, en cuanto a dimensión y sofisticación de la corrupción, hay otros más países con mayores índices de corrupción, como Rusia; también se desconoce que Colombia ha tenido grandes avances como la creación del Portal de Transparencia Económica y Colombia Compra Eficiente. No obstante, la ciudadanía en general alimenta la percepción de que en todas partes hay corrupción, lo que a su vez aumenta la desconfianza frente a su entorno y las actuaciones de los otros.

En segundo lugar, a Zuleta le preocupa que se usen los mismos estándares para medir la corrupción masiva y la corrupción menor. Es diferente sobornar a un policía en una carretera, a ofrecer un soborno a una corporación regional. Al hacer esto, se están aplicando soluciones que no son suficientes y pertinentes para cada problema, pues cada uno tiene circunstancias y características diferentes. Finalmente, dijo que es erróneo considerar que la solución está en la ley. La expedición de más leyes anticorrupción, no solo es complicado en materia política, sino que también puede generar enredos y confusiones sobre lo que es permitido y lo que no. Incluso, puso de presente que la creación de estas leyes no ha mostrado disminuir las tasas de corrupción.

Para concluir, los participantes estuvieron de acuerdo con que es necesario educar a la ciudadanía sobre lo que es la corrupción, y aumentar la confianza de los ciudadanos frente a la sociedad y las instituciones. Finalmente, es necesario realizar una conceptualización más concreta del concepto corrupción, para lograr enfocar las soluciones y llegar al problema medular.

Revive la charla en: bit.ly/3kP7x5

Noticias Recientes

  • Oferta de cursos...

    Te presentamos la oferta de cursos electivos de pregrado y posgrado para el 2022-10.

    ...

  • Lista de admitidos...

    Entre un grupo muy competitivo de aspirantes estas personas demostraron cualidades y actitudes que, estamos seguros, serán fundamentales para...

  • Programa para el...

    La Escuela de Gobierno fue seleccionada para apoyar la formación académica del “Programa para el Fortalecimiento de la Función Pública en...

  • ¿Cómo va el Plan...

    En este seminario de Asuntos Públicos se presentaron los aportes que ha realizado la Universidad de los Andes al Ministerio de Salud Pública...

  • María del Mar Gómez...

    María del Mar Gómez Ortiz, estudiante de Gobierno y Asuntos Públicos, y economista de la misma Universidad, es la ganadora del premio...

  • “¡Pilas con el...

    El conversatorio interuniversitario estuvo enfocado en reflexionar y discutir sobre la democracia participativa, e incentivar el intercambio...